Monthly Archives: abril 2012

La automedicación de las abejas

Sólo en Estados Unidos, las abejas polinizan cultivos por valor de 19.000 millones de dólares al año. Sin ellas no existiría la agricultura y toda la cadena trófica se iría al garete. Por ejemplo, para polinizar una hectárea de manzanos son necesarias 80.000 abejas; y en una hectárea de manzanos produce 500.000 manzanas (700 manzanas por manzano). Imaginaos el poder que tiene este pequeño insecto, y la de veces que hemos deseado aplastarlo si saber que su extinción comportaría, tal vez, la nuestra.

Ahora, según un reciente estudio publicado en la revista PLos ONE, las abejas transportan a la colmena mayores cantidades de propóleo, una mezcla de cera y resinas de plantas con propiedades antifúngicas cuando una colonia es infectada por hongos patógenos.
En palabras de Michael Simone-Finstrom, investigador de la Universidad de Carolina del Norte (EE.UU) y autor del estudio:

Este comportamiento ha evolucionado porque el beneficio que supone traer la cantidad extra de resinas a la colmena compensa los costes. La colonia sabe que merece la pena el esfuerzo.

Además, las abejas saben detectar si los hongos en cuestión son patógenos o no.
Este trabajo posee implicaciones prácticas en el mundo de la apicultura. Por ejemplo, los apicultores estadounidenses suelen preferir colonias con menos resinas. Sin embargo:

ahora sabemos que esta es una característica que vale la pena promover, ya que ofrece a las abejas una defensa natural.

Fuente:  http://www.xatakaciencia.com

Parabenes

Hoy es la primera vez que oigo hablar de los parabenes, cuando he ido a la parafarmacia francesa, me dan unas muestras de champú y según palabras de la dependienta “libres de parabenes”, le pregunto qué es eso y me contesta que aunque no hay estudios científicos divulgados que lo avalen, parece ser que producen importantes problemas en la piel y que en Francia están totalmente prohibidos. Subo a casa, me voy a mirar los champúes y los geles que supuestamente son hipoalergénicos con aloe vera y avena y están todos con 3 y 4 parabenes, son los genéricos de la marca Eroski. Por si acaso.

Y no solo en la piel… Como dice abajo, hay alimentos que van en envoltorios que los contienen. Desde que recibí este correo me estoy fijando y están en muchísimos productos de higiene y de cuidado personal… Algunos de ellos contienen varios (de hecho lo vi en un champú que tenía en casa cuya marca es “Vida y Salud” …qué ironía).

Ahora cuando los compro…me fijo. De hecho el otro día encontré un champú que al final de toda la lista de compuestos ponía en mayúsculas “No contiene parabenes” (o parabenos como también se llaman). Igual pasó con un dentífrico. Si lo dicen… por algo será. Luego nos asombramos de que haya tantas alergias y tantos cánceres…

LOS PARABENES, VENENO DIARIO EN TU PIEL.

¿Qué son los parabenes? (diréis muchos de vosotros). Pues nada más sencillo que ir a la ducha, coger un tarro de gel o de champú y leer su composición (siempre en inglés o latín para que no la entendamos) hasta que encontréis palabras que acaban en ‘paraben’.

Bingo. Tenéis productos con parabenes. Pero no sólo en la ducha. Iros ahora a vuestras cremitas para la cara, el Body Milk, la crema de manos, la reafirmante, etc etc etc. Los parabenes son los conservantes más baratos y efectivos usados por la industria cosmética.

Y al igual que ocurre con la industria alimentaria, los fabricantes recurren siempre a los productos más baratos que les permitan pagar menos y ganar más, sin importarles sus efectos sobre la salud. ¿Alguna vez te has preguntado por qué te ha picado la piel después de la ducha, o por qué la tienes tan reseca? pues muchas veces los culpables son los parabenes.

Se trata de aditivos químicos sobre los que se han hecho algunos estudios que enseguida han sido desmentidos y saboteados, pero que reflejaban la peligrosidad de un uso diario sobre la piel de productos que tuvieran parabenes (champús, cremas…).

Dado que cada vez hay mas gente concienciada con los peligros de la química sobre su cuerpo, algunas marcas de cosmética e higiene (incluidas marcas ‘blancas’) han sustituido los parabenes por otros conservantes menos agresivos.

¿Cómo identificar los parabenes? Mira bien la composición de tus productos para la ducha y la belleza o la higiene (incluidos desodorantes y perfumes). Estará escrita en inglés y latín para que no la entiendas. Busca los siguientes nombres: BENZYLPARABEN, BUTYLPARABEN, ETHYLPARABEN, (o camuflado como E214), ISOBUTYLPARABEN, ISOPROPYLPARABEN, METHYLPARABEN, (o camuflado como E218), PROPYLPARABEN, (o camuflado como E216). Si un producto tuyo tiene alguno de los parabenes, que sepas que te estás poniendo sobre tu piel una sustancia química conservante que produce efectos negativos con su uso diario.

Si un producto tuyo tiene varios parabenes, o, como en el caso de un champú que me han regalado, tiene todos los parabenes, NO LO VUELVAS A COMPRAR. Sustitúyelo por otro parecido que no contenga parabenes.

Como explica Wikipedia en su versión en inglés (lástima que no hayan traducido ese artículo al castellano), los parabenes son los conservantes cosméticos y farmacéuticos más usados por su bajísimo precio y por su actividad bactericida y fungicida con el producto. Es decir, es un insecticida que evita que a las cremas y champús les salgan microbios o bichitos. Pero es un insecticida.

Están presentes en champús, cremas de belleza, productos de afeitado o depilación, lubricantes sexuales, productos farmacéuticos de uso tópico, e incluso en dentífricos y algunos alimentos. Los parabenes son en realidad estearatos del ácido para-hydroxybenzóico.

Se ha comprobado que en muchos individuos producen irritación y enrojecimiento de la piel, o peor aún, dermatitis. Un estudio científico de varios especialistas en 2004 sorprendió a la comunidad internacional por el hallazgo de parabenes en muestras de tumores de cáncer de mama (Darbre PD, Aljarrah A, Miller WR, Coldham NG, Sauer MJ, Pope GS. Concentrations of parabens in human breast tumours. J Appl Toxicol. 2004 Jan-Feb;24(1):5-13). De todas formas no está demostrado que los parabenes pasasen del desodorante o el gel al interior de los pechos.

Otro estudio, avalado con pruebas en animales, criminaliza a los parabenes por alterar el comportamiento de los estrógenos en el cuerpo humano. Sea alarmismo o sea realidad, lo cierto es que intento no comprar productos con parabenes. Para muchos parecerá gracioso ver a alguien como yo leyendo los componentes de un champú o de un dentífrico en el supermercado, pero es que yo no juego con mi salud. ¿Y tu?

Leed siempre los ingredientes de lo que compráis, por favor.

El 80% de las enfermedades entran por comprar como autómatas, sin preocuparnos de lo que nos llevamos a casa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información..

ACEPTAR
Aviso de cookies