Monthly Archives: julio 2014

Dr Linus Pauling premio novel de medicina y de la paz

 

Linus Pauling es la única persona que tiene dos premios Nobel, no compartidos: el de Química (1954) y el de la Paz (1962). Fue un antibel·licista y defensor de la toma de vitaminas. Nació en Portland (EE. UU.), el 28 de febrero de 1901. Murió el 19 de agosto de 1994. Amante de las vitaminas.

En la última época de su vida llegó a ser extremadamente conocido por su teoría de la medicina orto molecular, que se puede resumir diciendo que hay que suministrar el aporte de cantidades optimas de nutrientes vitales que pueden ser más que suficiente para mejorar trastornos de salud crónicos y complejos. Según él, en esto está la base de la prevención de la enfermedad y el retraso del envejecimiento e, incluso, en la curación de muchas enfermedades.En 1973 fundó una institución sin ánimo de lucro, El Instituto Linus Pauling de Ciencia y Medicina, para desarrollar aplicaciones médicas de estos principios. Sus planteamientos más controvertidos están recogidos en sus libros Vitamina C y resfriado común (1970), Cáncer y vitamina C (1979) y Cómo vivir más y sentirse mejor (1986). En ellos defiende la bondad de tomar grandes dosis de vitamina C y otros oligoelementos, como las vitaminas E y las del complejo B, así como algunos minerales que contrarresten la oxidación, que son los causantes del envejecimiento.

 

“Hubo una época en que la medida recomendada por la Food and Nutrition Board (30 UI), no servía para nada”. Así lo afirmaba el doctor en química y ganador dos veces del Premio Nobel, Linus Pauling. Pauling era, además, miembro de las Academias Nacionales de Química de Estados Unidos e Inglaterra, ganó medallas de oro de varias academias de medicina. Recibió 48 títulos Honoris Causa de diferentes universidades: Oxford, Harvard, Yale, Sorbonne, Berlin, Chicago y Princeton: y otra candidatura al Nobel por su descubrimiento de la vitamina C. Pero el Premio Nobel desató una polémica feroz cuando anunció públicamente y en artículos científicos que las dosis de Vitamina E que la gente tomaba “no servían para nada” y que los grandes laboratorios mantenían las dosis bajas porque la Vitamina E no “era negocio” para ellos. Para Pauling, el mejor ejemplo de juventud era él mismo: “… si no llego a los cien años, es porque empecé a tomar la megadosis de vitaminas  tarde, a los 65 años, cuando mi cuerpo ya estaba envejecido” Pero, que es la vejez y por que envejecemos? La vejez empieza en el mismo momento en que nacemos. A partir de los treinta y cinco años se acelera. Esa es la edad ideal, según Pauling, para empezar a atacarla. Cuanto antes se empiece, mejor serán los resultados. ¿Cómo puede una vitamina evitar la vejez?. La propiedad de la vitamina E es neutralizar la acción de los radicales libres. Estos son los elementos que se nutren del oxígeno y desgastan y envejecen en forma continua. La vitamina E es un antioxidante liposoluble indispensable para el cuerpo porque mejora la capacidad del organismo para utilizar el oxigeno quitándoles el poder agresivo a los radicales libres. LA NUTRICIÓN CELULAR ACTIVA Y LA NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR Abrahán Hoffer, Linus Pauling, Richard A. Passwater, Michael Murray, Joseph E. Pizzorno, Michael Janson, Richard Firshein…, en Estados Unidos y Catherine Kousmine, Alain Bondil, André Denjean, Philippe-Gastón Besson, Luc Moudon, J. Fradrin, Jean Seignalet, Claude Lagarde…, en Europa, todos ellos y muchos otros, excelentes profesionales, han promulgado la terapéutica nutricional como herramienta indispensable para recuperar y mantener una buena salud. Los primeros, frecuentemente encuadrados en la llamada Nutrición Ortomolecular, y los segundos habitualmente relacionados con la Nutriterapia o la Nutrición Celular Activa. Los métodos y recomendaciones de unos y de otros han sido canalizados a través de infinidad de libros, conferencias y congresos. Miles de investigaciones por todo el mundo y millones las experiencias prácticas recogidas, demuestran que la corrección alimentaria y el aporte de cantidades óptimas de nutrientes vitales, puede ser más que suficiente para mejorar trastornos de salud crónicos y complejos.
Al pasar de los cuarenta años de edad, en 1941, Pauling descubrió que estaba afectado por una forma grave de la enfermedad de Bright, una enfermedad renal potencialmente mortal, la cual era considerada incurable por los médicos de la época. Con la ayuda del doctor Thomas Addis, de Stanford, Pauling consiguió controlar la enfermedad siguiendo una dieta pobre en proteínas y sin sal, algo fuera de lo común para la época. Addis también recetaba a todos sus pacientes mayores consumos de vitaminas y sales minerales y Pauling no fue la excepción.A finales de la década de 1950, Pauling investigó la acción de las enzimas sobre las funciones cerebrales. Pensaba que las enfermedades mentales podrían estar causadas, en parte, por disfunciones enzimáticas. Cuando leyó “La terapia de niacina en psiquiatría”, la publicación de Abram Hoffer en 1965, se dio cuenta de que las vitaminas podían tener importantes efectos bioquímicos sobre el organismo; además de aquellos efectos relacionados a la prevención de las enfermedades provocadas por la deficiencia vitamínica. En 1968, Pauling publicó en la revista Science su artículo más importante en este terreno: “Psiquiatría ortomolecular [….]” (PMID 5641253), en el cual inventó la palabra ortomolecular para describir al concepto de control de la concentración de los compuestos presentes en el cuerpo humano, para prevenir y tratar a las enfermedades. Las ideas vertidas constituyeron la base de la Medicina Ortomolecular, fuertemente criticada por los profesionales de la medicina tradicional.En los años siguientes, las investigaciones de Pauling sobre la vitamina C fueron fuente de controversias, y algunos las consideraron fruto de la charlatanería[13]. En 1966, Irwin Stone desarrolló el concepto de curación a base de altas dosis de vitamina C. Tras este desarrollo, Pauling comenzó a tomar varios gramos al día para prevenir los resfriados. Entusiasmado por los resultados, se interesó por la literatura del tema, y en 1970 publicó “Vitamin C and the Common Cold” (“La vitamina C y el resfriado común”). Al año siguiente, Pauling comenzó una larga colaboración con el oncólogo británico Ewan Cameron[14], trabajando sobre el uso de la vitamina C por vía intravenosa o por vía oral en enfermos de cáncer en fase terminal.Cameron y Pauling escribieron varios artículos, así como un libro de divulgación llamado “La vitamina C y el cáncer” describiendo sus observaciones. Aunque los resultados parecían favorables, la campaña de publicidad negativa en su contra minó la credibilidad de Pauling y sus investigaciones por muchos años.Desde sus campañas de lucha contra las pruebas nucleares en la década de 1950, hasta sus investigaciones en biología ortomolecular, Pauling siempre estuvo en la cuerda floja. En 1985, Pauling se quedó sin el apoyo financiero institucional, y sin el apoyo de sus colegas. De todos modos, Pauling colaboró con el médico canadiense Abram Hoffer en el desarrollo de una dieta que incluyera la vitamina C en altas dosis, como un tratamiento complementario del cáncer.
En 1973, Linus Pauling fundó, junto con dos colegas suyos, el Instituto de Medicina Ortomolecular en Menlo Park. El nombre del instituto pronto cambió a Instituto Linus Pauling de Ciencia y Medicina. Allí, Pauling continuó dirigiendo las investigaciones sobre la vitamina C, pero también mantuvo su interés en trabajos de química y física teórica, hasta su muerte en 1994. Durante sus últimos años de vida, se interesó particularmente en el posible papel que la vitamina C tendría en la prevención de la arterioesclerosis, y publicó tres informes sobre el uso de la vitamina C y la lisina, usadas para el alivio de la angina de pecho. En 1996, dos años después de su muerte, el instituto se mudó a Corvallis (Oregon), para formar parte de la Universidad Estatal de Oregon. En el instituto se realizan investigaciones en micronutrientes, fitonutrientes y otras maneras de prevenir y tratar las enfermedades a través de la dieta humana.

Dr Linus Pauling, ganador de dos Premios Nóbel afirma que una alta dosis de Vitamina C diaria retarda el envejecimiento y prolonga la vida.
Cada día está más de moda en Estados Unidos y a medida que crece su fama, también se multiplica la polémica. La vitamina E: “ámala o déjala”, parece ser el lema. Ya que en la medida recomendada por la Food and Nutrition Board (30 UI diarias), no sirve para nada. Al menos así lo afirma el doctor en Química y dos veces ganador del Premio Nobel, Linus Pauling.
¿Quién es Pauling? Los dos premios Nobel que ganó hablan por él. El primero, de Química en 1954, por su contribución al estudio de la mecánica cuántica, es decir el eslabón químico de las moléculas. Cuando algunos especialistas empezaron a utilizar su descubrimiento para armamento nuclear, se opuso fervientemente, organizó congresos y manifestaciones, y juntó las firmas de 11.000 importantes científicos de todo el mundo. Por eso ganó el Nobel de la Paz en 1962. Además, es miembro de las Academias nacionales de Química de Estados Unidos e Inglaterra, ganó medallas de oro de varias academias de medicina. Recibió 48 títulos Honoris Causa de diferentes universidades: Oxford, Harvard, Yale, Sorbonne, Berlín, Chicago y Princeton; y otra candidatura al Nobel por su descubrimiento de la vitamina C.
LA DOSIS DE LA DISCORDIA
Por eso, desde que Pauling anunció que toma 800 UI diarias desde hace veintisiete años y que a los 93 se siente mejor que nunca, revolucionó el consumo de vitaminas. Las publicaciones de medicina se transformaron en el campo de batalla de los defensores de una y otra teoría, y en el medio, como siempre, quedó el consumidor.
En medio de tanta polémica, la mejor opción es consultar al propio médico en busca de consejo. Porque nadie pone en duda las virtudes de la vitamina E para retrasar el proceso natural de envejecimiento. Lo que sí se discute es la dosis necesaria.
Por un lado, los médicos tradicionales se limitan a recomendar 30 UI diarias, como sugiere la FNB. Por otro, los representantes de la escuela médica de avanzada, con Linus Pauling a la cabeza, insisten en que esa dosis es demasiado baja como para marcar diferencias en el individuo adulto. Recomienda de 400 a 800 UI. Por más que a sus detractores les pese, la FDA (Food and Drugs Administration) aprobó la fabricación de cápsulas de 1.000 UI cada una. Para que quede más claro: la megadosis no está prohibida.
El mejor ejemplo de Pauling es él mismo: “…si no llego a los cien años, es porque empecé a tomar la megadosis tarde, a los sesenta y cinco, cuando mi cuerpo ya estaba envejecido”.
La vejez empieza desde el momento mismo del nacimiento. A partir de los 35 años se acelera. Esa es la edad ideal, según Pauling, para empezar a atacarla. Cuanto antes se empiece, mejores serán los resultados.
Para aclarar todas las dudas sobre el tema, Para Ti recurrió a las fuentes: el mismís-mo doctor Pauling contestó sobre su descubrimiento.
– ¿Cómo puede una vitamina evitar la vejez?
– La propiedad de la C es neutralizar la acción de los radicales libres. Estos son los elementos que se nutren del oxígeno del cuerpo y lo desgastan en forma continua, produciendo el envejecimiento. La vitamina E les quita el poder agresivo a los radicales libres, los “atrapa”, y se revierte su efecto.
LA CAPSULA DE LA JUVENTUD
LINUS

LINUS
– ¿Qué es exactamente la vitamina E?
– La vitamina E es un antioxidante. Es indispensable para el cuerpo porque es la única sustancia liposoluble que mejora la capacidad del organismo para utilizar el oxígeno.
– ¿Se animaría a afirmar que es “la cápsula milagrosa de la juventud”?
– Como científico no estoy acostumbrado a usar esos términos. Pero puedo afirmar que creo en las virtudes de la vitamina E tanto como creo en las de la C. Y lo he dicho en muchos trabajos científicos que llevan mi firma. En cuanto a lo de “fuente de la juventud”‘, en parte es cierto. La vitamina E, administrada en la dosis correcta, puede retrasar el proceso de envejecimiento hasta 25 años.
– ¿Cuánto dura el tratamiento?
– La vitamina E no es sólo un tratamiento de cura. También es preventivo, por su acción antioxidante. Y dura todo lo que uno quiera. Depende del tiempo que se tome. Se puede tomar toda la vida. Yo lo hago desde hace veintisiete años, y pienso seguir toda mi vida.
– ¿Existe el riesgo que uno se habitúe o se haga adicto a la vitamina E?
– No, la vitamina E puede producir la misma adicción que tomar helados.
– ¿Engorda?
– Las vitaminas en general no engordan. La E tampoco.
– ¿Que cantidad de vitamina E recomienda?
– Para un adulto, 800 miligramos o UI diarias. No hay problemas de sobredosis porque la E no es tóxica. Es la única liposoluble con toxicidad nula comprobada. No tiene efectos colaterales ni contraindicaciones.
– ¿En qué alimentos se encuentra la vitamina E?
– En la cantidad necesaria para marcar diferencias, en ninguno. La vitamina E está en frutas y verduras, pero en bajas cantidades.
– Dígame tres ventajas y tres desventajas de la vitamina E.
– Ventajas: es un tratamiento natural, no es costoso y es inofensivo. ¿Desventajas? No se me ocurre ninguna.
– A los 93 años, usted está fantástico. ¿Se debe a este tratamiento?
– Sí. Y a algo más. Tomo varios comprimidos por día: una cápsula de vitamina E de 800 UI, un comprimido del complejo B, uno de minerales y una cápsula de 25.000 UI de vitamina A. Y antes del desayuno, 18 mg de vitamina C. Y le voy a decir algo que no me canso de repetir: todo lo que tomo a diario me sale 150 dólares por año. Algo así como 41 centavos por día. Nadie puede decir que estar bien es caro.
– Un hombre con su trayectoria, ¿no se siente ofendido cuando no creen en sus teorías?
– Estoy acostumbrado a que se tomen mis ideas con escepticismo. A que se discutan mis descubrimientos y se ponga en tela de juicio lo que digo. El tiempo confirmará que tengo razón ahora con la vitamina E, como la tenía en la década del 60 con la C, y al principio tampoco me creían. Un amigo siempre me dice que el problema no es lo que yo digo, sino que lo digo 20 años antes.
“NO ES NEGOCIO PARA NADIE”
– ¿Por qué hay tanta resistencia en la comunidad médica a sus megadosis?
– Porque la vitamina E es muy barata. No es negocio para ningún laboratorio internacional producirla. Además, ni siquiera se la puede patentar como marca registrada porque es un elemento que existe en la naturaleza. Como se ve, la vitamina no es un buen negocio…
– ¿Siente que esta vez es un muro demasiado alto como para conseguir pasarlo?
– Nunca me dejé influenciar por conceptos establecidos cuando estaban en conflicto con mis propias convicciones. Con la vitamina E y su rol para retrasar el proceso de envejecimiento, insisto en las megadosis. Soy un pensador independiente y no me quedo con lo que dicen los demás que sólo siguen al maíón.
“EL TIEMPO ME DARÁ LA RAZÓN”
– ¿Cree que reconocerán su teoría algún día?
– En mi opinión, las autoridades de la Food and Nutri-tion Board se equivocan con la dosis de 30 UI de vitamina E. Están tan equivocados ahora con esto como lo estaban hace 20 años con la C. El tiempo confirmará que la E es un excelente antioxidante en dosis diarias de 800 UI, así como confirmó que yo tenía razón y y la C es una excelente vitamina. Las dos trabajan juntas para un objetivo común; prolongar la juventud.
– ¿Cómo ve a los científicos de hoy en comparación con los de su generación?
– No los comprendo. Hoy no piensan. Simplemente ponen el cristal o la sustancia a analizar dentro de un aparato mecánico, conectan éste a una computadora que deduce la estructura y hasta transcribe los resultados en forma de trabajos científicos listos para publicar. En mi época no era así. Yo me pasé muchas horas de mi vida en un laboratorio haciendo cálculos. No tocando botones. Por eso puedo hablar de este tema. Tengo experiencia y puedo mostrar resultados.

 

Algunas Aplicaciones del Aloe Vera

[:es]

Acidez de estómago

El Aloe normaliza el pH, reduce la acidez de estómago y favorece el equilibrio de las bacterias gastrointestinales. Además la áloemodina actúa sobre la mucosa intestinal, regulando su correcto funcionamiento.

Agujetas y calambres

El Aloe vera contribuye a prevenir y aliviar estos incómodos dolores.

Artritis y reumatismo

La artritis es una inflamación que afecta a las articulaciones, provocando rigidez y un dolor intenso. En algunas ocasiones aumenta el líquido sinovial, que lubrica las articulaciones, lo cual provoca hinchazón e impide la libertad de movimientos. El reumatismo es un trastorno inflamatorio que afecta los tejidos blandos, ligamentos, tendones y músculos que rodean las articulaciones. La capacidad enzimática del Aloe Vera favorece la completa digestión de los nutrientes, evitando la formación de sustancias no digeridas, responsables de la reacción antígeno-anticuerpo, muy común en la mayoría de los procesos reumáticos y artríticos. Además el Ácido Acetilsalicílico que se encuentra en esta planta contribuye en gran medida a reducir el dolor y la inflamación que provocan los procesos reumatoides o artríticos.

Asma

El asma es un problema respiratorio que suele ir acompañado de bronquitis. Durante una crisis asmática, el enfermo siente una gran dificultada para respirar y suele sentirse sofocado, con el pecho oprimido y cargado, y ha de toser a fin de liberarse de esta mucosidad. El Aloe tiene un efecto bronco-dilatador y ayuda a aliviar con rapidez estos síntomas. Pero también es inmuno-modulante y anti-inflamatorio, por lo que reduce los síntomas del asma alérgico.

Cáncer y sida

El áloe vera, gracias al acemanano, contribuye a reforzar espectacular-mente las defensas de nuestro organismo fortaleciendo así nuestro sistema inmune.

Colesterol

Consumido habitualmente en forma de bebida, esta planta medicinal puede reducir los niveles de colesterol, gracias a que contiene ingredientes que lo emulsionan y facilitan su eliminación del organismo. Según algunos estudios, una dosis diaria de jugo de áloe puede disminuir el nivel de colesterol en la sangre entre 12 y 14 puntos.

Diabetes

El Aloe Vera estimula la producción de insulina del páncreas, por lo que los alfabéticos mejorarán sus cifras de azúcar en la sangre por lo que deberán bajar la dosis de pastillas o la insulina.

Digestión pesada

Esta planta es muy rica en las enzimas de la digestión, y re-hidrata y regenera el aparato digestivo, normaliza el pH (como un agente alcalinizador) y estimula la flora bacteriana, mejora la absorción de las sustancias nutritivas y la destrucción de los residuos. Elimina así mismo las flatulencias que pueden producir los fermentos gástricos.

Dolores menstruales

Estos disminuyen con el tratamiento diario mediante el jugo de Áloe acompañado con zumos de frutas.

Estreñimiento

El Áloe contribuye a regular el transito intestinal, pero solo se recomienda en casos de estreñimiento ocasional.

Higiene dental

El aloe tiene una acción bactericida sobre la placa dental, reduce su proliferación y permite una limpieza profunda de los dientes.

Hipertensión

El consumo continuado de áloe vera normaliza la tensión arterial en pocas semanas.

Infecciones vaginales

Para el tratamiento de las infecciones vaginales se recomienda mezclar 2 cucharadas de Aloe con 2 tazas de agua templada y lavar la zona afectada.

Llagas o úlceras bucales

El Áloe se emplea para tratar gingivitis, úlceras bucales, ampollas y herpes simple. El fosfato de manosa, uno de los ingredientes del jugo, actúa como agente de crecimiento de los tejidos y se ha comprobado su efecto cicatrizante sobre distintos tipos de úlceras, especialmente las bucales.

Tónico y reconstituyente

Son muchas las personas que beben el jugo de Áloe como prevención o como desintoxicarte natural. Además al tener ocho calorías por cada 28 gramos de jugo, también resulta adecuado para aquellas personas que siguen dietas de adelgazamiento.

Úlceras internas y gastritis

La úlcera es consecuencia de lesiones producidas en el tejido que protege las paredes del estómago y del intestino delgado. El áloe Vera posee efectos curativos sobre las úlceras. Se recomienda tomar un vaso diario, dividido en varias tomas.

Varicela

El uso tópico de gel de Áloe calma el prurito y desinfecta y cicatriza sin producir queloides.

Otras aplicaciones

Cirrosis, incontinencia nocturna, cistitis, hepatitis, problemas de corazón, angina de pecho, triglicéridos, hernias de hiato, enfermedad de crohn, bronquitis, catarros, afonía…[:en]

Acidez de estómago

El Aloe normaliza el pH, reduce la acidez de estómago y favorece el equilibrio de las bacterias gastrointestinales. Además la áloemodina actúa sobre la mucosa intestinal, regulando su correcto funcionamiento.

Agujetas y calambres

El Aloe vera contribuye a prevenir y aliviar estos incómodos dolores.

Artritis y reumatismo

La artritis es una inflamación que afecta a las articulaciones, provocando rigidez y un dolor intenso. En algunas ocasiones aumenta el líquido sinovial, que lubrica las articulaciones, lo cual provoca hinchazón e impide la libertad de movimientos. El reumatismo es un trastorno inflamatorio que afecta los tejidos blandos, ligamentos, tendones y músculos que rodean las articulaciones. La capacidad enzimática del Aloe Vera favorece la completa digestión de los nutrientes, evitando la formación de sustancias no digeridas, responsables de la reacción antígeno-anticuerpo, muy común en la mayoría de los procesos reumáticos y artríticos. Además el Acido Acetilsalicílico que se encuentra en esta planta contribuye en gran medida a reducir el dolor y la inflamación que provocan los procesos reumatoides o artríticos.


Asma

El asma es un problema respiratorio que suele ir acompañado de bronquitis. Durante una crisis asmática, el enfermo siente una gran dificultada para respirar y suele sentirse sofocado, con el pecho oprimido y cargado, y ha de toser a fin de liberarse de esta mucosidad. El Aloe tiene un efecto broncodilatador y ayuda a aliviar con rapidez estos síntomas. Pero también es inmunomodulante y antiinflamatorio, por lo que reduce los síntomas del asma alérgico.


Cáncer y sida

El aloe vera, gracias al acemanano, contribuye a reforzar espectacularmente las defensas de nuestro organismo fortaleciendo así nuestro sistema inmune.


Colesterol

Consumido habitualmente en forma de bebida, esta planta medicinal puede reducir los niveles de colesterol, gracias a que contiene ingredientes que lo emulsionan y facilitan su eliminación del organismo. Según algunos estudios, una dosis diaria de jugo de aloe puede disminuir el nivel de colesterol en la sangre entre 12 y 14 puntos.


Diabetes

El Aloe Vera estimula la producción de insulina del páncreas, por lo que los diabéticos mejorarán sus cifras de azúcar en la sangre por lo que deberán bajar la dosis de pastillas o la insulina.


Digestión pesada

Esta planta es muy rica en las enzimas de la digestión, y rehidrata y regenera el aparato digestivo, normaliza el pH (como un agente alcalinizador) y estimula la flora bacteriana, mejora la absorción de las sustancias nutritivas y la destrucción de los residuos. Elimina así mismo las flatulencias que pueden producir los fermentos gástricos.


Dolores menstruales

Estos disminuyen con el tratamiento diario mediante el jugo de Aloe acompañado con zumos de frutas.


Estreñimiento

El Aloe contribuye a regular el transito intestinal, pero solo se recomienda en casos de estreñimiento ocasional.


Higiene dental

El aloe tiene una acción bactericida sobre la placa dental, reduce su proliferación y permite una limpieza profunda de los dientes.


Hipertensión

El consumo continuado de aloe vera normaliza la tensión arterial en pocas semanas.


Infecciones vaginales

Para el tratamiento de las infecciones vaginales se recomienda mezclar 2 cucharadas de Aloe con 2 tazas de agua templada y lavar la zona afectada.


Llagas o úlceras bucales

El Aloe se emplea para tratar gingivitis, úlceras bucales, ampollas y herpes simple. El fosfato de manosa, uno de los ingredientes del jugo, actúa como agente de crecimiento de los tejidos y se ha comprobado su efecto cicatrizante sobre distintos tipos de úlceras, especialmente las bucales.


Tónico y reconstituyente

Son muchas las personas que beben el jugo de Aloe como prevención o como desintoxicante natural. Además al tener ocho calorías por cada 28 gramos de jugo, también resulta adecuado para aquellas personas que siguen dietas de adelgazamiento.


Úlceras internas y gastritis

La úlcera es consecuencia de lesiones producidas en el tejido que protege las paredes del estómago y del intestino delgado. El áloe Vera posee efectos curativos sobre las úlceras. Se recomienda tomar un vaso diario, dividido en varias tomas.


Varicela

El uso tópico de gel de Aloe calma el prurito y desinfecta y cicatriza sin producir queloides.


Otros

Cirrosis, incontinencia nocturna, cistitis, hepatitis, problemas de corazón, angina de pecho, triglicéridos, hernias de hiato, enfermedad de crohn, bronquitis, catarros, afonía…

[:]

Beneficios de los Omega 3 en los Deportes

1. Repercusión de los ácidos grasos Omega 3 en la salud:
Deportistas. Es conveniente que cumplan las ingestas recomendadas de ácidos grasos Omega 3.
Los ácidos grasos poliinsaturados Omega 3 son muy importantes para el metabolismo celular ya que son precursores de sustancias implicadas en el sistema inmune, la coagulación sanguínea, el sistema nervioso y la estabilidad de las membranas celulares.
Su ingesta favorece la reducción del colesterol, previene la formación de coágulos y reduce la presión arterial, lo que supone un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares.
Hay estudios controlados que demuestran que su consumo disminuye la mortalidad cardiovascular y su efecto se debe principalmente a que estabilizan la contracción del músculo cardíaco y, por tanto, disminuyen la tendencia a las arritmias graves que presentan los pacientes con enfermedad cardiovascular (infarto de miocardio).
También mejoran la capacidad cognitiva y visual del niño, así como su desarrollo físico y psíquico. Un estudio reciente de la Universidad de Ben Gurion del Negev (Israel) ha mostrado que la inclusión habitual de ácidos grasos Omega 3 en la dieta infantil también podría conllevar beneficios en casos de depresión infantil.
Hay investigaciones que prueban que estos ácidos grasos están involucrados en aspectos como la inteligencia, la visión, la concentración, el desarrollo cerebral o algunos de los trastornos neurológicos como Parkinson y Alzheimer. Estas ventajas se explican por qué una parte importante del cerebro está formado por grasas y los Omega 3 ocupan un porcentaje considerable de estas.
2. La alimentación del deportista
La alimentación de los deportistas, al igual que la de la población en general, debe ser variada y equilibrada. Debe incluir todos los grupos de alimentos para aportar los nutrientes básicos (hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas y minerales y, por supuesto, el agua), pero al mismo tiempo debe suplir ciertas carencias producidas por la práctica de deporte.
La principal peculiaridad de la alimentación de este grupo de personas es su necesidad energética mayor, debido a que la actividad deportiva supone un incremento de las necesidades calóricas.
Los hidratos de carbono son la fuente principal de energía pero todos los demás nutrientes son imprescindibles para que cada uno de ellos actúa regulando una función determinada.
3. Omega 3 en los deportistas
El deporte es una actividad con evidentes beneficios para la salud, pero cuando el esfuerzo realizado es intenso o de larga duración se producen algunas respuestas que aumentan el riesgo de sufrir lesiones.
Los dos procesos que más preocupan a los deportistas son los oxidativos (muy relacionados con el envejecimiento de nuestro cuerpo y mayor propensión a las enfermedades) y los inflamatorios. Los ácidos grasos de la serie omega 3 tienen un efecto protector en ambos casos por su acción antiinflamatoria que también modula la respuesta oxidativa.
3.1. propiedades antiinflamatorias
El ejercicio intenso no es el más adecuado ya que produce, entre otras respuestas, un aumento de la inflamación. En estos casos, una alimentación bien equilibrada es especialmente importante para proteger frente a los riesgos del ejercicio intenso y, en este sentido, los Omega 3 tienen una función protectora especialmente importante.
Además de mejorar la circulación, los Omega 3 tienen propiedades aniinflamatorias, algo siempre interesante para un deportista que entrena duramente y también para cualquier persona que practique actividad física, aunque normalmente, la intensidad a la que estos individuos la realizan no debe causar necesariamente una inflamación.
Hay evidencias científicas de las ventajas que las propiedades antiinflamatorias tienen en los deportistas. Entre las más interesantes están las investigaciones: – N -3 poliinsaturados fatty acids do not affect cytokine response to strenuous exercise (Los ácidos grasos poliinsaturados n-3 no afectan a la respuesta de la citoquina en el ejercicio intenso) llevada a cabo el año 2000 por Toft AD, Thorn M, Ostrowski K, Asp S, Moller K, Iversen S, entre otros (J Appl Physiol 89: 2401 a 2406, 2000)
– Dietary long – chain omega -3 fatty acids and anti – inflammatory action: potential application in the field of physical exercise. (Acción antiinflamatoria de los ácidos grasos omega 3 de cadena larga: aplicación en el campo del ejercicio físico), de Machado y Tavares, MG. (Nutrition. 2004 Feb; 20 (2): 243)
Otros estudios sobre este tema son:
– El realizado por el Instituto de Nutrición de la Universidad Federal de Río de Janeiro (Brasil), que concluye los efectos positivos de los suplementos de aceite de pescado en la respuesta inmune y antiinflamatoria en los nadadores de élite.
– “Ácidos grasos Omega 3 y atletas”, desarrollado por el Centro para la Genética, Nutrición y Salud de Washington, también constata la recomendación de incluir estos ácidos grasos en la alimentación de los deportistas para combatir la inflamación que se genera por el alta intensidad de la actividad realizada por los atletas.
3.2. Contra los radicales libres y el envejecimiento
Los Omega 3 no tienen propiedades directamente antioxidantes, aunque su función antiinflamatoria y la mejora de la funcionalidad de las membranas celulares cuando tienen una mayor proporción de ácidos grasos de esta serie, hace que haya una mayor defensa frente a los procesos oxidativos.
3.3. Efectos sobre el rendimiento deportivo
Algunos estudios sugieren que podrían favorecer el rendimiento deportivo debido a posibles efectos anabolizantes relacionados con el metabolismo de ciertos eicosanoides, a la reducción de la inflamación y, por tanto, a la mejor recuperación ya la mejora de la aportación de oxígeno al músculo .
Los investigadores Fuman DM, Altena TS, Mawhinney TP y Thomas TR, del departamento de Ciencias de la Nutrición de la Universidad de Missouri – Columbia en su estudio Effect of n-3 fatty acids on free tryptophan and exercise fatigue, concluyen que el uso de suplementos con ácidos grasos Omega 3 mejora la resistencia a la fatiga durante el ejercicio (Eur J Appl Physiol. 2004 Aug; 92 (4-5) :584-91)
Pero los estudios realizados no son concluyentes, por lo que necesita hacer más investigaciones que aclaren la potencialidad de estos compuestos sobre el rendimiento deportivo.
4. Fuentes de ácidos grasos Omega 3
Fundamentalmente los encontramos en el pescado graso o azul, (sardinas, salmón, caballa, trucha, atún, bonito y en un pequeño crustáceo llamado cril antártico) también aunque en menor cantidad, en el pescado blanco. Otras fuentes son los frutos secos, especialmente las nueces.
Un reciente estudio, realizado por expertos de la Universidad Marshall de Huntington (EE. UU.) Y publicado en Nutrition and Cancer, concluye que el consumo diario de nueces ralentiza el crecimiento de cáncer de mama, gracias a su elevado contenido en ácidos grasos Omega 3, en antioxidantes y fitosteroles.
También hay suplementos de aceite de pescado y alimentos enriquecidos con Omega 3.
5. ingestas recomendadas.
Para conseguir un aporte adecuado de Omega 3 debemos incluir la toma de pescado al menos 2 veces por semana (4 según la Organización Mundial de la Salud), uno de los cuales debe ser azul. Las mujeres embarazadas y las personas con elevado riesgo de enfermedad cardiovascular deben tomar pescado, al menos 3 veces por semana y 2 deben ser de pescado azul.
Si no es posible tomar esta cantidad de pescado, una alternativa es suplementar la dieta con aceites de pescado que están disponibles en cápsulas o en forma líquida incorporados en alimentos enriquecidos en Omega 3 como los lácteos.
En el caso de los deportistas, si se tiene en cuenta que la dieta de los deportistas a menudo no está bien equilibrada, por la dificultad que conlleva hacer una dieta valorando con precisión las necesidades calóricas en estos sujetos, lo más importante es que se consiga que las ingestas de Omega 3 sean las recomendadas, al menos para la población general más activa.
En otras palabras, ya que la principal fuente alimentaria de omega 3 es el pescado, los deportistas deben incluir en su dieta entre 3 y 4 raciones de pescado a la semana. Además, también deben tener cuidado de la ingesta del resto de grasas, en las que debería predominar el tipo monoinsaturado (aceite de oliva).
Si la dieta no está bien equilibrada, es recomendable que los deportistas ingieran las cantidades necesarias de estos nutrientes para prevenir riesgos derivados de su falta.
Beneficios de los Omega 3 en los deportistas.

Programa Las Leyes Del Éxito

En la segunda parte del programa hablamos de el áloe vera con Ruben Josep experto en áloe vera y pertenece a nuestro equipo

Programa de radio que patrocina Natural Aloe Vera

Programa de radio que patrocina Natural Áloe Vera.

Creemos que ademas de alimentar nuestro cuerpo tenemos que alimentar nuestra alma, nuestra experiencia, nuestro conocimiento, en definitiva creemos que es bueno saber por esto patrocinamos este programa, que se llama Las Leyes del Éxito lo encontraremos en RKB en el 106.9 FM todos los jueves de 15:00 a 16:00 o también en la web del programa www.lasleyesdelexito.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información..

ACEPTAR
Aviso de cookies